Conectate con nosotros

Salta

Infidelidad y frases bíblicas en la pared: el brutal caso de la nena de 10 años asesinada de 74 puñaladas

aida Mamani fue al banco, dejó a su hija en su casa y cerró la puerta con llave. Cuando volvió la encontró sobre un mar de sangre. Cinco años después la acusan de haberla asesinado y el padrastro de Joselin, el otro señalado, no declaró ni como testigo ni como imputado. Del “oren por Carlos” al amante que pudo haber derivado en una venganza.

Publicado

el

La mamá de Joselin Mamani, la nena de 10 años que fue asesinada de 74 puñaladas en Longchamps, irá a juicio como única acusada por el crimen de su hija. Pero detrás de la acusación se esconde una trama que incluye infidelidades, frases bíblicas en las paredes y una posible venganza.

El 7 de enero de 2019, Zaida Mamani salió de su casa para ir al banco y le preguntó a su hija si la quería acompañar. “Como hacía calor le dijo que se quería quedar”, comentó a TN el abogado de la mujer de 39 años. Fue entonces que cerró con llave la puerta de la casa y le advirtió a Joselin que no le abriera a nadie.

Cuando regresó se encontró con la puerta sin llave y una escena dantesca: su hija estaba muerta sobre un mar de sangre. Pocos días después se confirmó que había sufrido 74 puñaladas, 17 de ellas en la cara.

A partir de ahí comenzó una investigación que señaló a tres personas como sospechosas: la propia Zaida Mamani, Carlos Correa -expareja y padre de un hijo de Mamani- y Rubén Correa, hijo de Carlos y actual pareja de Zaida. La puerta no había sido forzada, por lo que tuvo que haber sido alguien con llaves de la casa.

“La coartada de ella está probada en el expediente”, advirtió Ernesto Flores, abogado de Mamani, sobre la versión que ubica a la mujer en el banco. Mientras que la coartada de ambos Correa está basada en una planilla de trabajo que lo ubica a 25 cuadras de la casa de Joselin.

La mamá de Joselin se movilizó para pedir justicia por su hija, con su bebé recién nacido. (Foto: Télam).

Sin embargo, el defensor de la principal imputada pone sus dudas sobre esa coartada: “Los compañeros de trabajo declararon que Carlos Correa se ausentó durante una hora. En ese ínterin pudo haber ido, cometer el hecho y regresado. Él tenía llaves porque habían vivido juntos”.

El fiscal Juan Manuel Baloira, a cargo de la UFI N°17, desistió de estas versiones y decidió separar la causa: en un juzgado quedó la investigación sobre los dos Correa y en otro se elevó a juicio la acusación contra Mamani. Lo que no tuvo en cuenta el fiscal, según aseguran los defensores de la mujer, es la historia entre los tres sospechosos.

Una infidelidad, la traición del hijo a su padre y las frases bíblicas en la pared

La historia entre los sospechosos comienza siete años antes del crimen de Joselin Mamani. Carlos Correa y Zaida Mamani fueron pareja durante seis años aproximadamente e incluso llegaron a vivir juntos y comenzaron a construir su propia casa. Durante esa relación fue que se conocieron Rubén Correa (30), hijo de Carlos, con Zaida.

“Ella era muy sumisa y él ejercía mucho machismo sobre ella. Zaida contó casos en donde no él la obligaba a tener sexo cuando estaban viviendo juntos”, relató Ernesto Flores sobre la historia de la relación.

Luego de poco menos de seis años de un vínculo violento, Carlos Correa se enteró de algo que cambió la relación para siempre: “su pareja le estaba siendo infiel con su hijo”, con quien trabajaba a diario en el rubro de la construcción.

La primera pintada que dejó Carlos Correa en las paredes de la casa. (Foto: gentileza Joselin Mamani).

Fue entonces que tomaron la decisión de separarse, pero siguieron viviendo juntos en la misma casa durante poco más de un año: “Ahí se hicieron más intensas las agresiones y ella le dijo que se tenía que ir”.

En paralelo, la relación entre Rubén Correa y Zaida Mamani avanzó a paso firme: pasaron de amantes a novios y de novios a marido y mujer en cuestión de pocos meses. La pareja ya no convivía con Carlos y tenía al cuidado los dos hijos de Zaida.

Consumada la separación y concretado el matrimonio, Rubén y Zaida siguieron viviendo en la misma casa que habían construido ella y Carlos. Pero este último se había quedado con llaves de la vivienda y poco tiempo después comenzaron a notarlo.

La respuesta de Joselin Mamani a las pintadas de Carlos Correa. (Foto: gentileza Joselin Mamani).

“Cuando se separaron se dio cuenta de que entraba a marcar las paredes con frases bíblicas y religiosas”,contó Ernesto Flores sobre la revelación que tuvo la mamá de Joselin.

La primera frase que dejó la expareja de Zaida fue: “Oren por mí, oren por Carlos”. Luego, comenzó a escribir su nombre en distintas paredes hasta que comenzó un intercambio entre la nena de 10 años y el hombre.

“No es cierto”, respondió Joselin a las pintadas de su expadrastro. Pero ante esos mensajes, la expareja de Zaida respondía con el mismo método: volver a escribir su nombre en las paredes.

El modus operandi del hombre era siempre el mismo. (Foto: gentileza Joselin Mamani).

La escena contaminada, la particular investigación y la sospecha de los abogados: “Hay una intención de cerrar la causa”

La causa que tiene como única acusada del crimen de Joselin Mamani a su madre, Zaida Mamani, fue elevada a juicio y todavía no tiene fecha. Lo que sí está confirmado es que será un debate con jurado popular donde se deberán presentar las pruebas.

Desde la defensa de Zaida aseguran que uno de los principales problemas de la investigación fue que la escena del crimen estuvo muy contaminada: “Cuando Zaida se fue a buscar ayuda, entraron muchos vecinos a la casa y pisaron los manchones de sangre. Se contaminó tanto la escena que se perdieron muchas pruebas, si no era fácil de resolver con pruebas de ADN”.

“Se secuestraron dos cuchillos sin manchas de sangre, pero no hay fotos de ellos. También se secuestró una tijera con manchas hemáticas que usaba Zaida para el taller de costura. No están las fotos y no han sido peritados”, señaló Flores.

Luego, el abogado de Zaida cuestionó duramente la investigación y se refirió al testimonio de Belén Beloso que también puede ser clave en la causa: “Ella fue a la casa de Zaida y encontró a la nena agonizando. Dice que se fue a buscar el celular del padre para llamar a Zaida”.

En ese sentido, criticó al fiscal: “Nunca la tuvo en cuenta como para pedir que amplíe esa declaración. Nosotros la denunciamos en otra fiscalía, pedimos que se la involucre en la causa y lo rechazaron. Hoy por hoy es testigo del juicio oral”.

“La conclusión mía es que fue un desastre la investigación, la escena estuvo totalmente contaminada y no investigaron el entorno familiar. La teoría de ellos es que Zaida se casó con el hijo de Correa y eliminó a su hija para hacerle daño a él. Hay una intención de cerrar la causa, encontrar un culpable y condenarlo”, sentenció el abogado.

Flores presentó las principales claves que presentará en el juicio para defender su teoría: “Para nosotros fue Carlos Correa por la cuestión de las 74 puñaladas. Él ya había tenido hechos de violencia con Zaida, la amenazó con cuchillos delante de otras personas”.

“Vamos a demostrar que la fiscalía trabajo muy mal con respecto a las pruebas. También vamos a hablar de la desidia que hubo de la Justicia con respecto a que ella era víctima. No hay ninguna prueba que acredita que Zaida fue la culpable”, explicó Flores.

En ese sentido, contó que el hijo de Carlos Correa y pareja de Zaida apoya a su mujer: “Dice que fue su padre el que mató a Joselin. Dijo que es una persona violenta, que atacó a su propia madre y que tiene un antecedente por violencia de género y una causa que tuvo por homicidio en Salta. Estamos averiguando eso”.

La única que irá a juicio será la madre de la víctima. Carlos y Rubén Correa no declararon ni como testigos ni como imputados en ninguna de las dos causas y el primero de los dos tiene una restricción perimetral sobre Zaida Mamani. -tn-

Advertisement
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Salta

Violencia vicaria: Madre salteña exige la devolución de su hijo retenido por el progenitor

Emigró a España por trabajo, dejando a su hijo de 8 años de edad con el padre durante unos meses. Ambos adultos ya no eran pareja, ella había maternado sola por años, esta vez acordaron que él cuidaría al niño y lo llevaría a Europa en diciembre, pero incumplió y ahora le impide el contacto tanto a la mamá como a la abuela materna.

Publicado

el

Una madre salteña no puede ver a su hijo de 8 años porque está siendo retenido por su progenitor. El caso está en manos del juez de familia de La Plata, Valentín Francisco Virasoro, quien aún no ha resuelto la situación ni ha considerado los derechos del niño. Después de quedarse sin trabajo, el año pasado A. emigró a España por una oferta laboral, confiando temporalmente el cuidado del nene a su expareja.

La madre, de 35 años de edad, relató a Salta/12 que emigró hace más de un año por una oportunidad de trabajo y con la esperanza de encontrar un mejor futuro para ella y su hijo. Había sido despedida de una estación de servicio en su provincia, donde estuvo 6 años como empleada, y le urgía otro empleo ya que mantenía sola a su hijo pequeño. 

Cuando decidió irse del país, A. llamó a su expareja, I. B., progenitor del niño. Según refirió la mujer, él es de Ensenada, La Plata, tiene 44 años, es músico, también está desempleado, nunca había aportado con los gastos de crianza, estuvo ausente en los primeros años de vida del nene, y comenzó a visitarlo recién hace cuatro años. Ambos progenitores acordaron de manera verbal que él cuidaría al niño hasta diciembre de 2023, tiempo que ella consideró le demoraría estabilizarse en el país europeo, y en esa fecha él lo llevaría para que madre e hijo se reencontraran.

A. señaló que el acuerdo al que había llegado con el padre consistía en que ella enviaría a fin de año los pasajes para él y el niño. Ya en España, ella mandaba dinero al progenitor y a la abuela paterna, para la manutención del nene. También la abuela materna viajó dos veces el año pasado desde Salta a Ensenada para visitar a su nieto y llevarle cosas que necesitaba.

Al cumplirse el tiempo pactado, A. envió a su expareja los pasajes de ida y vuelta Argentina-España, y viceversa; la fecha del viaje era el 2 de diciembre. Sin embargo, él decidió no tomar el vuelo y restringir las comunicaciones de madre e hijo.

En noviembre de 2023 ya el padre mostró su negativa a viajar con el niño a España. La abuela, la tía y la primita de 9 años de edad, familiares de lazo materno, viajaron desde Salta a Ensenada para despedirse del nene, ya que se suponía que se iría al país europeo. Pero al progenitor «le agarró un brote, les dijo que dejen de llenarle la cabeza al hijo, (manifestó) ‘no nos vamos a ir a ningún lado’, y empezó a insultarlas», relató A. 

La abuela materna ratificó este relato. «Cuando fui a la casa de ellos, el 26 de noviembre, era el cumpleaños (del niño), él tenía que viajar también. Por esa razón quedamos en que iría. Una mañana estábamos con la madre de él (y el padre del niño) empezó a los gritos, me quiso atacar, el nene empezó a llorar y le decía ‘no la toques a mi abuelita'», contó. La situación violenta fue filmada por la tía del niño, que es hermana de A. En el video se ve que de forma agresiva el progenitor toma al nene contra su voluntad, lo que se evidencia porque le dice reiteradamente al padre que no lo toque, que lo deje, pero sin tener en cuenta ese pedido, el hombre lo alza y se lo lleva.

A. relató que siguió en comunicación con su expareja, incluso después de que se negara a viajar y perdiera el vuelo, también continuó enviándole dinero, para que no le impidiera hablar con el niño, ya que pese a que ella le había comprado un celular a su hijo, el progenitor la bloqueó y también a los familiares maternos. El padre pasó a restringir el vínculo, y permitía solo conversaciones cortas, supervisadas desde su teléfono, entre madre e hijo.

Violencia de género

Además, I. B. judicializó la situación de su hijo y relató una versión de los hechos distinta a la de A. En una denuncia señaló a la madre como obstaculizadora del vínculo entre él y su hijo en los años previos y dijo que incluso hubo intervenciones judiciales en Salta. Sostuvo que tras llamarlo por teléfono en noviembre de 2022, A. lo hizo abonar el pasaje de avión del niño de Salta a Ezeiza y lo dejó bajo su cuidado. También la acusa de falta de «empatía» con el niño y de hostigamiento porque insiste en llevarlo a España.

«Él fue detenido en Salta porque me dio un cabezazo y me quitó a mi hijo de la teta», dijo A. para explicar las intervenciones judiciales que hubo antes en la provincia. Relató que su expareja era violento con ella, por eso se separaron. Ella quedó sola a cargo de la crianza del niño. «Nunca antes se hizo cargo, nunca me pasó la cuota alimentaria, nunca me ayudó con nada», aseguró A., e incluso dijo que él tampoco reconoció legalmente al nene, que lleva solo el apellido materno.

En los últimos cuatro años «él lo fue a visitar (al nene) a Salta y lo llevó de vacaciones a La Plata», contó A. Dijo que el niño y su padre tenían buena relación y por eso confió en dejarlo bajo su cuidado antes de emigrar. «Yo le pasaba la cuota alimentaria. Un año le mandé plata por Western Union desde España, mi mamá vino a verlo dos veces al año (al niño), le trajo ropa. Yo nunca me desentendía, ni mi mamá, ni mi hermana, ellas estaban presentes por mí», aseveró.

A. recién pudo retornar a Argentina el 8 de mayo, antes le avisó a su expareja que iría a ver a su hijo. «Él me dijo que estaban en Entre Ríos, de viaje. Me mintió», relató. Desconfiando de estas palabras, A. fue a la casa de él, tocó el timbre y gritó el nombre de su hijo, quien salió a recibirla sorprendido y emocionado. 

Después A. alquiló un departamento temporal, su expareja aceptó llevarle al niño, pero se instaló allí con el hijo. A. dijo que esa convivencia duró tres días, él no le permitió espacios a solas con a su hijo y vigiló todas sus conversaciones. Al tercer día, estando los tres, a ella le llegó una notificación judicial en la que le informaban sobre la prohibición de sacar al niño del país, a raíz de una denuncia que hizo su expareja, esto generó una discusión, él le dijo que se consiga un abogado y se fue llevándose al niño.

Tras eso, A. empezó a ir a ver al nene a la escuela y al club donde hace deportes, ante la negativa del progenitor de llevarlo con ella o permitir que se encuentren. En el club se cruzó con el padre del niño, volvieron a discutir violentamente, él la denunció y logró que se dicte una orden de restricción contra ella, que no puede acercarse a menos de 200 metros de él y tampoco acudir a esas instituciones. «Cada vez que él dice algo, le creen todo. Yo soy la mamá, el niño tiene derechos, él me está prohibiendo que lo vea», lamentó A.

La madre tuvo que contratar a dos abogadas, Magdalena De María y Luciana Rollie, quienes le presupuestaron 800 dólares para llevarle el caso. Ambas pidieron un régimen de comunicación provisorio para la mamá y la abuela pero el juez todavía no resolvió. Asimismo, A. denunció violencia familiar y el impedimento de contacto. El progenitor debía llevar al niño a una entrevista psicológica pero faltó.

Mientras tanto, A. señaló que está gastando todos sus ahorros en la permanencia en La Plata. En España estuvo trabajando cuidando a una anciana y como camarera, debía volver en agosto pero tuvo que informar que no podrá regresar. 

A. contó que en el marco de este conflicto el progenitor la denunció luego de que ella relatara la situación de violencia vicaria que está viviendo en redes sociales. Señaló que él integraba una banda de rastafaris, que al principio «respondieron a cada uno de mis contactos diciendo que yo era una prostituta. El cantante de la banda decía que ese no era un ambiente para mi hijo porque yo trabajaba de prostituta en España», relató.

«Un integrante de la banda se comunica conmigo, porque nunca habían escuchado mi versión. Cuando les conté y les mostré todos los comprobantes que tenía de Western Union, a él (su expareja) lo bajan de la banda, se va enojado con todos» porque les había mentido sobre A., incluso había dicho que había dejado «tirado» al niño «en el aeropuerto». «Siempre fue violento. Siempre actuó de la misma manera. Todo el tiempo su conducta es narcisista (…). Ejerce violencia económica», expresó.

«Yo estoy plantada en La Plata (…). Ya pasaron dos meses, no veo a mi hijo, el jueves tiene la segunda audiencia (para la entrevista psicológica), espero que el progenitor lo lleve. Yo voy a hacer responsable al juez de familia. Él es responsable. Los videos están adjuntados en el expediente. Acá no se está respetando el derecho del niño. El progenitor lo tiene de rehén«, sostuvo A, quie añadió que su expareja tiene problemas de adicciones.

La abuela materna contó que también a ella el progenitor le impide ver al niño. Dijo que fue a verlo el domingo último, pero el hombre no le abrió la puerta. «Me dijo ‘andate o llamo a la policía'», relató. La mujer, de 64 años de edad, dijo que fue a la comisaría de la Mujer y Familia de Ensenada, donde le tomaron una declaración pero un policía le dijo: «él es el padre y puede decidir si sí o no'». «Tengo mis derechos como abuela», ratificó.

Continuar leyendo

Salta

Nueva forma de carga virtual: ahora los choferes activaran de forma inmediata

Publicado

el

Los choferes de Saeta activarán la carga vitual de los usuarios de manera inmediata, una vez que se acerque la tarjeta a la máquina. 

En diálogo con Aries, la jefa de prensa y comunicación de prensa de Saeta, Carola Llimós detalló el mecanismo. 

«Si el usuario hace una carga virtual – por cualquiera de los sistemas habilitados – debe esperar unos 30 minutos, como margen y, al subir a la unidad, debe decirle al chofer que le habilite la carga», informó. 

Es alli que, precisó, que al acercar la tarjeta física al validor amarillo es cuando el chofer apretará un botón (carga) en la consola, y automáticamente hará que impacte esa recarga. 

Luego, «se debe volver a asentar la tarjeta para pagar el boleto y poder subir», El trámite es inmediato, concluyó. 

Continuar leyendo

Salta

Iniciaron las gestiones para la actualización de haberes de los retirados de las Fuerzas de Seguridad

El Ministerio de Seguridad y Justicia emitió la Resolución correspondiente para la actualización salarial de los retirados de la Policía y del SPPS. El trámite se inició para que perciban los aumentos dispuestos para los meses de junio, julio, agosto y septiembre/2024 del sector activo.

Publicado

el

La Unidad de Trámites Previsionales de Regímenes Especiales del Ministerio de Seguridad y Justicia informa que la cartera inició las gestiones para  la actualización salarial de  los retirados de la Policía y del Servicio Penitenciario Provincial  por medio de la Resolución  1096/2024 que dispone los incrementos salariales para los meses de junio/24 del 9%, julio/2024 del 9%, agosto/24 del 6% y septiembre/24 del 9% del sector activo.

Se remitirán a la Administración Nacional de la Seguridad Social las declaraciones juradas y la documentación pertinente para la aprobación del aumento otorgado luego de la emisión del decreto  del Ejecutivo Provincial que ratifique la Resolución Ministerial.

Para mayor información los interesados pueden comunicarse al teléfono 4683142 de 8 a 16 horas.

Continuar leyendo
Advertisement

Lo más visto