Conectate con nosotros

Policiales

Buscan a un joven salteño desaparecido de una finca en Bolivia 

Maximiliano Pastrana, de 31 años, desapareció hace más de tres meses de una propiedad de Roxana Castedo, hermana de Delfín y Raúl Castedo, condenados por narcotráfico. El 23 de marzo se lo vio por última vez con el hijo de esta mujer, Ricardo Federico Castedo, y otras personas.

Publicado

el

Maximiliano Pastrana es oriundo de Tartagal, tenía 30 años al momento de su desaparición, el 23 de marzo último, y cumplió 31 años el 29 de abril. Estaba trabajando como casero en una finca ubicada en Comunidad Los Zotos, entre las ciudades de Yacuiba y Villamontes, en Bolivia

La propiedad es de Roxana Castedo, hermana de los conocidos narcotraficantes del Clan Castedo y expareja de Mario Morfulis Herrera, uno de los mayores proveedores de cocaína. La última vez que se lo vio a Maximiliano estaba con el hijo de esta mujer, Ricardo Federico Castedo, y otras personas.

El padre de Maximiliano, Jesús Pastrana, contó a Salta/12 que junto a su esposa llevan más de tres meses buscando a su hijo y hasta la fecha no saben nada de él. Hicieron la denuncia en el Estado Plurinacional de Bolivia, ante la División de Tráfico y Trata de Personas de la policía dependiente de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC),  en Yacuiba, donde el sargento primero Pablo Espíndola quedó a cargo de la investigación. El padre dijo que el fiscal que interviene, Samuel Mamaní Romero, se ha negado a detener a las personas sospechadas de estar involucradas en la desaparición.

«En Tartagal nadie me quiso tomar la denuncia, diciendo que no fue un hecho ocurrido en Argentina. Calculo que me tendrían que haber tomado la denuncia porque es un ciudadano de Tartagal. Fui a verlo al doctor (Armando Cazón, fiscal de Salvador Mazza), me dio la espalda, me dijo que andaba ocupado, que no podía atenderme, que no podía hacerse cargo de esto», relató el padre.

«(En la Policía boliviana) dicen que ella (Roxana) está en todo (el itinerario de la trata). Ella lo llevó (a Maximiliano), lo hizo pasar ilegalmente, lo llevó a trabajar ilegalmente y desaparece de su propiedad», sostuvo Jesús Pastrana. La acción tipificada como delito de trata en el Código Penal argentino consiste en ofrecer, captar, trasladar, recibir o acoger personas. En el caso de Maximiliano, según lo que relata su padre, las tres primeras acciones se cometieron en Argentina.

El padre también denunció la desaparición del joven «en el Consulado argentino que está en Bolivia y en el Consulado de Bolivia que está en Salvador Mazza (Argentina)». «No me ayudaron en nada», sostuvo.

Maximiliano ingresó a trabajar en la finca de Roxana Castedo el 25 de febrero de este año. «Él buscaba trabajo de casero, ya había hecho esos trabajos. Publicó en facebook que buscaba trabajo. Lo contactan», relató su padre, quien aseguró que no sabía de los vínculos de Roxana Castedo con el narcotráfico, y se enteró después de la desaparición de su hijo. Tanto Jesús como su esposa ni siquiera quieren tocar ese tema, porque tienen mucho temor.

Sin embargo, aún conmociona en el norte salteño, el crimen de Liliana Ledesma, la campesina que se atrevió a denunciar a los Castedo y al entonces diputado provincial José Ernesto Aparicio y luego fue asesinada en 2006. 

Maximiliano fue a la finca ubicada en Bolivia junto a su pareja, Brenda Gorosito, y a la hija de 2 años de edad que tienen en común. Allí convivían en la misma casa con el hijo de la dueña, Ricardo Federico Castedo, de aproximadamente 35 años de edad.

«Todos los días que puedo viajo a buscar a mi hijo»

Jesús Pastrana relató que acompañó a su hijo en la primera entrevista con Roxana Castedo, en Salvador Mazza, porque quería saber a dónde iban a llevarlo. Dijo que al comiento todo iba bien. «La última vez que lo veo es el viernes 22 de marzo. Él me llama diciendo que se venía a Pocitos a buscar unas cosas para la finca. Viajamos con mi esposa a Pocitos, nos encontramos con él, charlamos 40 minutos. A las 17.30 él se va. A las 21 se comunica conmigo», relató Jesús. Hasta allí no notó nada extraño.

El 23 de marzo era sábado, Maximiliano se comunicó por última vez, alrededor de las 18, mediante una videollamada desde el teléfono de Federico Castedo. Jesús explicó que su hijo estaba sin teléfono porque se le había roto la pantalla y se lo dio para que lo hiciera arreglar.

«Ese día estaban compartiendo con Noelia Martínez, que vive en Yacuiba, que había alquilado el lugar. Cuando mi hijo me hace la videollamada, enfoca a las personas que estaban, tres masculinos y otras femeninas más. Después, cuando desaparece mi hijo, la esposa de él me dice que eran 10 personas, tres masculinos y las otras mujeres mayores de edad y la hija de Martínez, que tenía 7 o 9 años», contó Jesús.

El 23 de marzo era el día del Censo Nacional de Población y Vivienda en Bolivia, estaba prohibido el tránsito y desplazamiento de personas. Según Jesús, Martínez no tendría nacionalidad boliviana pero reside en Yacuiba donde es propietaria de un bar.

Por otro lado, Brenda, la pareja de Maximiliano, le aseguró a Jesús que como a las 23 vio que su marido seguía compartiendo con Federico Castedo y las otras personas.

El domingo 24 el padre se comunicó con Federico Castedo para preguntar por su hijo y éste le dijo: «Maxi se fue anoche», y lo mismo le diría Roxana.

Jesús dijo que el lunes 25 fue a la casa de Roxana en Salvador Mazza para insistir consultando sobre el paradero de su hijo y allí se encontró con su nuera y su nieta, y supo que ambas habían sido llevadas por esta mujer.

Jesús denunció la desaparición de su hijo en Yacuiba y luego fue a la finca. «No encuentro a nadie pero estaba todo abierto. Me caminé todo lo que es la finca, traté de observar, ver si había rastros de algo, alguna violencia, no encontré nada», relató. Además, después recorrió instituciones sanitarias y comisarías en busca de Maximiliano.

«Desde ese día viajo todos los días que puedo a buscar a mi hijo», sostuvo. Detalló que en Bolivia se hicieron allanamientos en la casa de Martínez y se le secuestró el celular y mucho dinero. También allanaron la propiedad de Roxana Castedo pero solo secuestraron dos teléfonos de los nuevos caseros.

Amenazas

El padre de Maximiliano contó que después de los allanamientos recibió amenazas de Roxana, quien le llamó reprochándole: «¿quiénes se creen ustedes que me mandan a allanar la finca? ¿Qué se piensan? (…). Ya los quiero ver a ustedes, a ver qué van a hacer ahora». «Le corto y me empezó a mandar mensajes: ‘ya van a ver, si llega a aparecer Maxi vamos a ver qué hacemos nosotros‘», relató.

Jesús Pastrana añadió que también su nuera recibió amenazas de Roxana. «Hace 20 o 25 días, nos vamos a buscar a mi hijo», de regreso debían reencontrarse en Salvador Mazza. Pero cuando la joven llegó, Roxana y a su marido, Oscar Navarro, la esperaban en un auto. Según indicó Jesús, Roxana le dijo a su nuera: «¿vos qué hacés?, ¿con quién andás? ¿Ustedes qué se creen?, ¿qué tienen que ir a denunciar?, ¡si supieran dónde está Maxi, si supieran dónde anda! Pueden ir a mi finca. Busquen donde busquen no lo van a encontrar».

«Todo eso lo expuse en la policía. No me quieren tomar la denuncia», sostuvo Jesús. Precisó que fue a la Comisaría 42 de Tartagal y allí se negaron a tomarle las denuncias «acá no cuento con nadie», lamentó. 

Contradicciones sospechosas

Según contó Jesús Pastrana, Federico Castedo declaró que el 23 de marzo «se durmió temprano», y negó haber estado hasta las 23 con Maximiliano. Por otro lado, Noelia Martínez, al ser interrogada por las autoridades, «se contradijo diciendo que había dos personas, un hombre y una mujer, con quienes habló del bar, pero contestó que no sabía el nombre de esas personas».

El padre dijo que en la investigación, cuando se intentaba acceder a los teléfonos móviles, Martínez buscaba excusas para no dar la contraseña de su teléfono, pero a la vez se contradecía negándose a que lo revisaran afirmando que tenía «cosas prohibidas y privadas de ella».

Asimismo, Jesús contó que la apertura del celular de Federico Castedo se frustró dos veces, primero porque no tenía batería, después porque «tenía contraseña» y el titular no estaba. Y finalmente, cuando se cita a Federico y a sus caseros para la revisión de tres teléfonos, «los tres celulares tenían desde el 8 de marzo, el mes en que desaparece mi hijo, al 19 de abril, todo borrado. Los limpiaron».

Recordó asimismo que Roxana le había comentado que Navarro es técnico y experto en tecnología, que sabe hackear celulares y redes sociales. Añadió que a Roxana no le secuestraron los teléfonos, y si bien él mismo la vio usando al menos tres celulares, al acudir a la citación de la policía, ella «fue sin celular, dijo que se encontraba sin batería y lo dejó cargando en su domicilio».

Por otra parte, Jesús Pastrana contó que un amigo de su hijo le aseguró haberlo visto el martes 26 de marzo en «Pocitos boliviano». Al igual que una chica de Tartagal afirmó que lo vio el lunes 25 «en una de las quebradas de pasadas ilegales».

«Algunos me comentan por facebook ‘Lo vi en tal parte'», indicó además el papá, pero señaló que se trata de desconocidos que después lo bloquean y pese a que el sargento que investiga averigua, les manda mensajes o intenta ubicarlos, no logra dar con esas personas.

Advertisement
Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Policiales

Tragedia en Coronel Moldes: un hombre perdió la vida al volcar su auto en la ruta

Habría ocurrido esta madrugada a la altura del kilómetro 137 sobre Ruta Nacional N° 68. Bajo la dirección de la UGAP N° 1 trabajó Policía Científica a fin de establecer la mecánica del vuelco del vehículo en el que viajaban dos personas. Falleció un hombre mayor de edad.

Publicado

el

Después de las 5:00 de esta madrugada, alertaron sobre un siniestro vial en el kilómetro 137 de Ruta Nacional N°68. De forma inmediata desde el Centro de Coordinación Operativa se enviaron recursos al lugar, constatando personal de Comisaría N°6 – Coronel Moldes, un automóvil volcado con dos ocupantes.

En el lugar trabajó personal de Salud, quienes confirmaron el deceso de un hombre, mientras que una mujer que se encontraba atrapada en el interior fue rescatada por Bomberos y derivada al hospital San Bernardo.

Bajo la dirección de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas N° 1, efectivos del Departamento Criminalistica documentaron la escena para determinar las causas que habrían desencadenado el siniestro.

Continuar leyendo

Policiales

Buscan a Mariana Jazmín de 14 años

La Policía de Salta activó el Protocolo de Búsqueda de Personas Extraviadas tras la denuncia de extravió de Mariana Jazmín, quien desde el 10 de julio no regresa a su hogar ubicado en la localidad de Dragones.

Publicado

el

Efectivos de áreas operativas e investigativas de la Unidad Regional N° 14, trabajan en el operativo de búsqueda de persona bajo la dirección de la Fiscalía Penal de Embarcación, tras la denuncia de un familiar de la adolescente de 14 años.

Se solicita a la comunidad, la difusión de la presente a fin de dar con el paradero de Mariana Jazmín , quien reúne las siguientes características: tez trigueña, 1.70 metros de altura, cabellos lacio color negro, de contextura delgada. Al momento de ausentarse vestía calza de colores, campera color beige, zapatillas negras y llevaba una mochila azul.

Ante cualquier información útil para dar con el paradero de Jazmín, se solicita comunicarse con el Sistema de Emergencias 9-1-1 o dirigirse a la Dependencia Policial más cercana.

Continuar leyendo

Policiales

Barrio El Milagro: dos parejas fueron condenados a prisión por venta de droga

Los ahora condenados desplegaban la actividad ilícita en sus domicilios, a donde los vecinos veían llegar a particulares de forma permanente a comprar droga, en diferentes horarios.

Publicado

el

El fiscal penal de la Unidad Fiscal contra la Narcocriminalidad (UFINAR) en feria, Santiago López Soto, representó al Ministerio Público Fiscal ante el Juzgado de Garantías 5 del distrito Centro, en la audiencia flexible y multipropósito en la que, mediante juicio abreviado, dos hombres  y dos mujeres, todos mayores de edad, fueron condenados a cumplir prisión efectiva.

La jueza María Victoria Montoya Quiroga, luego de recibir la confesión de los acusados, condenó a Franco Jesús Vega, de 27 años, y Federico Oscar Choque, de 30 años, a la pena de 4 años de prisión de cumplimiento efectivo como coautores del delito de comercialización de estupefacientes, mientras que a Verónica del Valle Peralta, de 31 años, y a Janet Norma Peralta, de 36 años, les impuso el cumplimiento de la pena de 2 años y 8 meses de prisión de cumplimiento efectivo como partícipes secundarias.

Tras la recepción de dos denuncias anónimas en la página web del Ministerio Público Fiscal, se iniciaron las actuaciones, a cargo del Grupo de Drogas del Sector 4ª, bajo la dirección del fiscal López Soto.

Las tareas investigativas incluyeron labor de inteligencia en dos viviendas de barrio El Milagro, donde residían los dos hombres y sus parejas, las hermanas Peralta; entrevista con vecinos, quienes manifestaron que en los dos domicilios se dedicaban a la venta de drogas; tomas fotográficas, entre otras.

Desde febrero hasta junio pasado, personal policial siguió los movimientos de los acusados en ambas casas, una de ellas ubicada en calle Canadá al 1100 y la otra en calle Canadá y Ecuador, observándose distintas personas que se acercaban a las puertas o ventanas de los domicilios, donde, tras un rápido intercambio por dinero, se entregaba sustancia estupefaciente.

En el inmueble de calle Canadá y Ecuador, la comisión policial del Grupo de Operaciones Especializadas Narcocriminal procedió a la demora de Federico Oscar Choque y a un vecino del investigado. En el interior de la vivienda, con orden de allanamiento solicitada ante el Juzgado de Garantías interviniente, se secuestraron varios envoltorios con sustancia amarillenta, teléfonos celulares y dinero en efectivo.

El narcotest realizado a las sustancias secuestradas arrojó resultado positivo para pasta base de cocaína y/o sus derivados por un peso total de 1.1 gramos.

En tanto, en el domicilio de calle Canadá al 1100, la comisión policial procedió a ingresar a la vivienda donde se encontraba Janet Peralta, junto a otras personas y procedió a la demora de Franco Vega, quien salía de la vivienda.

Tras requisa policial con resultado negativo en el interior de la vivienda, en horas de la noche se realizó un pasaje con el can antinarcóticos, junto a su guía, que arrojó resultado positivo, encontrando en diferentes habitaciones varios envoltorios, conteniendo sustancia amarillenta; dinero en efectivo, un teléfono celular y una balanza gramera.

La prueba de narcotest realizada sobre las sustancias secuestradas dio resultado positivo para cocaína y sus derivados.

Continuar leyendo
Advertisement

Lo más visto